Google+ Followers

jueves, 16 de octubre de 2014

Tainted Love




-¡Qué va, nena! Yo no soy de los que se casan. Yo quiero contigo una relación diferente sin convencionalismos, ni papeles que justifiquen nuestro amor. Nuestra libertad por encima de todo y nuestro amor incondicional. Porque siento que contigo todo es real y me gusta tal y como somos y no me hacen falta esas mierdas, ni banquetes, ni demostrarle a nadie que te adoro, ni nada de nada...”-

Tres meses después, me dejaba. Con la excusa de:”Todo lo que empieza acaba,¿no?...”
Y te hundes en la miseria, y tu cara se arruga, y adelgazas, y no te quieres, y empiezas recordar que en  el fondo era un mal tipo. Nada, que al par de meses, o seis más o un año, lo superas y vuelves a quererte, a comer con ganas, a follar con otros, a …
Y un día cualquiera paseando por la ciudad, que tampoco es una gran ciudad, bebiéndote un café casi te atragantas, ante lo que estás viendo. Te paras en seco, ojiplática, delante del laboratorio fotográfico “ Manolete, sus fotos en un periquete”, y allí está él.
Una foto de tu ex, vestido con chaqué azul marino, de la mano de una chica vestida de blanco roto, saltando y sonriendo a la vez en mitad de un paisaje, a todo color en una foto tamaño póster. No sabes si es por el tamaño del póster, pero lo encuentras más gordo y más calvo y con los dientes blanqueados. Y esa mirada de corderito degollado, como en éxtasis complementado con un halo de luz que cubre la imagen de la feliz pareja... 
“¡Qué va, nena, yo no soy de los que se casan!...-” 

¡¡¡Hiiijo de puuuta!!!!...






No hay comentarios:

Publicar un comentario